SECCIONES DENoticias

Caravana migrante, resultado del apoyo de EEUU a la derecha en Honduras

Diego Torres Diego Torres

25 de octubre de 2018, 08:22 hrs

reuters

La caravana migrante en su camino hacia Estados Unidos. Imagen: Reuters

Ya en el 2017, cuando Honduras estaba en disputa por la elección presidencial de noviembre pasado que terminó por reelegir al conservador Juan Orlando Hernández como presidente del país centroamericano, especialistas advertían sobre la importancia de revisar el proceso de una verdadera democracia en Honduras.

Adam Isacson, de la oficina de Washington en Latinoamerica, ya había mostrado su preocupación por los vacíos democráticos en la elección entre Juan Orlando Hernández y Salvador Nasralla.

“A los estadounidenses debería importarle el actual [diciembre del 2017] caos en Honduras debido a la cocaína y los migrantes”, dijio Isacson desde aquellos días.

Diez meses después, la caravana migrante, huyendo del "hambre y la muerte" de Honduras, país gobernado ya durante casi cinco años por Hernández (y a cuyo término le quedan tres más), se dirige a Estados Unidos demostrando en carne viva los destrozos que Hernández, quien recibe el apoyo de Estados Unidos, ha causado a Honduras.

Golpe de estado de Honduras en el 2009

Sin embargo, el caos del 2017 era el resultado de una democracia rota, de la cual Honduras intentaba recuperarse después del golpe de estado del 2009, donde militares expulsaron por la fuerza al presidente Manuel Zelaya, a quien sacaron de su residencia en ropa interior y lo mandaron a una base militar, donde dijo que sufrió abusos físicos, además de que los militares falsificaron una carta de renuncia de Zelaya como presidente.

Ahora, a pesar de que la reelección de Juan Orlando Hernández (que alteró la constitución después de convertirse en presidente en el 2013 para poder ser reelegido), el Gobierno de Estados Unidos continúa apoyando al Gobierno hondureño de Hernández. 

No es sorpresa, el Gobierno de Estados Unidos sólo detuvo por un breve tiempo la ayuda después del golpe de estado contra Zelaya, pero después volvió a respaldar al nuevo Gobierno, pues en Honduras es el único lugar en Centroamérica donde tiene bases militares.

Tácitamente, Gobierno de Estados Unidos apoya golpe contra Zelaya

Después del golpe de estado del 2009, el Gobierno de Estados Unidos mantuvo una postura completamente confusa, pues miebros del Congreso y del Departamento de Estado apoyaban tácitamente el golpe de estado, pues veían a Zelaya como una amenaza por su cooperación con el Gobierno de Hugo Chávez.

Por otra parte, el entonces presidente Barack Obama, en su momento, sí apostó por mencionar con claridad que Estados Unidos no apoyaba el golpe de estado y señaló que para Estados Unidos el presidente de Honduras continuaría siendo Manuel Zelaya.

Sin embargo, importó poco, pues el nuevo Gobierno de Honduras después del golpe de estado permitió el aumento del narcotráfico en el país centroamericano.

Por nuevo gobierno de derecha, narcotráfico aumenta en Honduras

Isacson explica que ”después del golpe del 2009, el Gobierno dejó, esencialmente, de funcionar en área rurales que el crimen organizado se apoderó y los cargamentos de cocaína comenzaron a llegar en números más grandes. Esto suscitó más ayuda de los equipos antidroga de Estados Unidos. Después, mientras las instituciones se vaciaban y se volvían corruptas, la actividad delictiva aumentó y los Estados Unidos tuvieron una ola de migrantes. Una Honduras inestable significa más de esto”.

Toda la razón. Honduras está viviendo los problemas de la democracia corrompida, con la constitución arreglada para el poder y legitimar las malas prácticas democráticas, como la reelección. Aquí la ironía: el presidente Juan Orlando Hernández justificó el golpe de estado del 2009, porque decía que Zelaya estaba planeando reelegirse. 

Orlando consiguió la reelección, en medio de polémica y controversia después de retrasos bastante sospechosos, en enero del 2018. Ahora, nueve meses después, miles de hondureños arriesgan su vida para salir del país donde Hernández ya lleva casi cinco años gobernando y está para quedarse hasta el 2022.

El Gobierno de Trump, en lugar de quitar su apoyo al presidente derechista, Juan Orlando Hernádez, sólo optó por quitarle la ayuda económica que funciona principalmente para evitar la migración. En aquellos días turbios en las elecciones de noviembre en Honduras, el Gobierno de Trump debió haber llamado y recriminado los amaños políticos del Gobierno de Hernández para conseguir ser reelegido.

Te interesaría:

Todo lo que debes saber sobre la Caravana Migrante

Gobierno de Chiapas fumiga con químicos a Caravana Migrante mientras dormía

Trump reconoce mentira sobre caravana migrante